Energías renovables: la aerogeneración

No lo leas, escúchalo.

Desde hace un par de décadas el planeta nos ha dado numerosas señales de que le estamos haciendo daño: cambios bruscos de temperatura o anormales respecto a la zona, derretimiento de los polos o la extinción de varias especies de animales.  Es muy difícil corregir el deterioro, pero sí es posible intentar reducir paulatinamente los factores que lo causan, por ejemplo, separando los residuos orgánicos e inorgánicos y depositándolos en su contenedor correspondiente, para así extraer los materiales posibles y reciclarlos o reutilizarlos.

En los últimos años, ha ido creciendo el uso de energías alternativas o renovables. Estas sustituyen o complementan a las más habituales, como son el petróleo o la nuclear, pues son las que más residuos emiten y, además, son muy costosas. Las energías renovables que más se utilizan en España son las siguientes: la hidráulica, que aprovecha la caída del agua; la fotovoltaica y la solar térmica, que recogen la energía del sol, la primera para transformarla en energía y, la segunda, en calor; y la eólica, que usa la fuerza del viento. Por otro lado, encontramos otras tres menos comunes: la energía de biomasa, que emplea recursos biológicos, es decir, materia orgánica animal y vegetal; la mareomotriz, que genera la energía a partir de los movimientos del agua del mar; y la geotérmica, que se beneficia del calor natural del interior de la tierra. Esta última modalidad es muy habitual en países como Islandia.

Como acabamos de mencionar, la energía eólica tiene la capacidad de explotar la fuerza del viento, aprovechando cuando va a altas velocidades. El mecanismo funciona de la misma manera que un molino tradicional de viento que se utilizaba para moler los granos de maíz: la energía cinética del viento, es decir, el movimiento, mueve las palas del aerogenerador, y con su rotación transforman esa fuerza en energía mecánica. Después, un generador conectado a las aspas, mediante imanes e inducción electromagnética, provoca un voltaje eléctrico, o lo que es lo mismo, energía eléctrica.

La energía eólica, al igual que cualquier otra, cuenta con ventajas y desventajas. Lo positivo es que es una fuente inagotable, pues el viento es abundante y está disponible en casi todo el mundo. A pesar de que los aerogeneradores son muy grandes, su instalación no requiere de una gran área. Asimismo, este puede restaurarse sin muchos problemas si decide retirarse el parque eólico. Por supuesto, otra ventaja es que no contamina, pues no produce gases tóxicos. Además, su coste es muy bajo. Sin embargo, la energía eólica también tiene sus desventajas: aunque el viento es inagotable, no está siempre activo; los parques tienen un gran impacto en el paisaje; y afectan en los viajes de las aves.

En MGN Caucho apoyamos por un futuro con energía renovable, por eso trabajamos en el sector de los aerogeneradores. Si tienes alguna duda o deseas información, no dudes en contactar con nosotros.

Comparte

Facebook
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *