¿Qué hace un viaje de tren tan confortable?

No lo leas, escúchalo.

El tren es uno de los tipos de transporte público más frecuentados. Las facilidades del servicio de cercanías, lo posiciona muchas veces como una de las opciones favoritas del ciudadano a la hora de ir a la universidad o al trabajo. También, para quien necesite moverse largas distancias por negocios, el tren vuelve a aparecer como un método de viaje muy cómodo. Como pasajeros pocas veces nos paramos a pensar en la mecánica y la tecnología que hacen que la máquina marche y que sin darnos muchas veces cuenta llegamos a nuestro destino, tras una travesía muy confortable. Pues bien, como todo en la vida, hay una explicación y existen factores que nos dan una respuesta.



Las suspensiones son uno de los principales culpables de que no nos enteremos de los distintos problemas que se pueden presentar en la vía. Un buen mantenimiento y primando la calidad de las mismas nos pueden asegurar un viaje placentero. Existen dos tipos de suspensiones. Por un lado, encontramos las suspensiones primarias, que funcionan a través de movimientos recíprocos entre el bastidor de rodadura y el bogie. Su función es absorber y afrontar los distintos desniveles que pueden hacer acto de presencia sobre las vías del tren, y amortiguar el sistema para reducir el efecto de lazo. Por el otro lado, están las suspensiones secundarias, trabajan a partir de movimientos bilaterales entre el bastidor del bogie y la caja del vehículo.  A través de esta técnica se encargan de la comodidad del viajero. Se adaptan a cada situación, ajustándose al peso de la caja.

Como vemos, el cuidado de las suspensiones es vital para un trayecto satisfactorio. No obstante, existen otro tipo de ajustes que contribuyen a esta función. Hablamos por ejemplo de las rótulas y articulaciones elásticas, que se utilizan para unir distintas partes mecánicas. Además, reducen los esfuerzos que se provocan por un impacto, y amortiguan las vibraciones y ruidos que pueden llegar a ser molestas para los pasajeros. Para obtener un correcto aislamiento dentro del vehículo, se utilizan perfiles de caucho tanto en puertas como en ventanas. Parece una obviedad, pero todo contribuye a sumar hacia un pasajero más satisfecho. Evidentemente, todas estas medidas y técnicas son aplicables a ferrocarriles destinados al transporte de personas. Si nos centráramos a trenes que se dedican a llevar mercancías u otros usos, las características cambiarían.



Por estos motivos, concluimos que es importante cuidar cada detalle técnico del tren para terminar ofreciendo viajes en los que el pasajero se encuentre lo más cómodo a ser posible. Así pues, es recomendable dejar estas labores en manos de profesionales, en MGN nos hemos especializado en todo tipo de materiales en relación con la mecánica ferroviaria. Puedes visitar nuestras instalaciones o bien vía on-line para ver nuestro catálogo de productos.

Comparte

Facebook
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *