¿Qué transporte es más recomendable?

No lo leas, escúchalo.

En numerosas ocasiones ocurre la duda de no saber en qué transporte realizar un viaje y muchas son las alternativas que se nos ofrecen. Coche, autobús, avión, tren… todas ellas disponibles, pero algunas más cómodas o económicas que otras, pero ¿qué ventajas y desventajas tiene cada una de ellas?

Precio

Una de las cosas que más pesa a la hora de tomar una decisión es el precio por plaza. A pesar de que en ocasiones existen ofertas para todo tipo de transportes, hay algunos que de por si conllevan un coste elevado. Si hablamos del avión es cierto que siempre tiene un precio más alto que el resto de los transportes, pero a su vez cuenta con gran cantidad de ofertas (sobre todo en compañías low cost). Los trenes por su parte también gozan de estos denominados chollos, aunque parten más de un precio fijo mínimo. Los autobuses por su parte suelen tener precios totalmente cerrados mientras el coche depende de si lo compartes o viajas solo.

Duración del viaje La duración del viaje es otro punto a tener muy en cuenta. Depende de la duración que tenga nuestro viaje completo podemos permitirnos invertir más o menos tiempo en el transporte que nos lleve hasta el punto de partida. Mientras que, como es evidente, el avión es el más rápido va y el que llega a más lugares, el tren cada vez le está comiendo más terreno ya que sus servicios también son capaces de conectar varios países y, si se trata de trenes de larga distancia, pueden alcanzar los 300 km/h. Respecto al autobús y al coche, al regirse por la normativa de conducción lo máximo que podrán alcanzar serán los 120km/h y por este motivo el viaje en los mismos será más lento.

Otra variable son los retrasos, puntualidades y esperas, en las que la mejor nota es para el tren, con horarios bastante puntuales y paradas cercanas en puntos de gran interés.

Comodidad

La comodidad es imprescindible tenerla en cuenta ya que de ella depende que tu viaje pase lo más rápido posible. Si hablamos del avión siempre depende de la compañía con la que decidas viajar. Las compañías de bajo coste suelen contar con asientos y espacios muy pequeños ya que aprovechan al máximo los huecos de los que disponen. Compañías de clase media-alta además de contar con tipos de asientos (turista, business…) suelen disponer de una mayor amplitud entre asiento y fila, lo que hace que el pasajero vaya mucho más cómodo.

Respecto al coche, depende del coche en el que se viaje el confort es mayor o menor. Claro está que también el número de pasajeros es importante ya que de ellos dependerá ir o no más anchos. Del mismo modo en el autobús ocurre algo similar, aunque, en este caso, las plazas son las marcadas y la mayoría de autobuses cuentan con asientos muy similares en cuanto a comodidad.

El viaje en tren te permite unas plazas más amplias, incluso compartir mesa y la posibilidad de hacer una excursión a la cafetería para simplemente dar un paseo, tomarte un tentempié o leer la prensa. La estabilidad en la vía y la absorción de vibraciones de los nuevos trenes ofrecen un confort durante el trayecto que muy poco medios pueden permitir.

En resumen, si tu viaje se trata de un viaje muy corto la elección principal es el coche compartido o en autobús. Por el contrario, y si tu viaje va a llevarte horas, aprovéchate de las ofertas que las compañías ferroviarias y las aerolíneas realizan para ir mucho más cómodo. En MGN ofrecemos las mejores piezas de caucho metal para que nuestros clientes cuenten con ellas y te garanticen una mayor comodidad.

Comparte

Facebook
Twitter

Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS)

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *